Productividad y necesidades humanas. Una nueva dimensión.

A todas horas leemos y escuchamos que la economía española tiene baja productividad. Como en la generación de valor en una empresa, dos de los tres drivers son la productividad (en este caso medida el coste de su capital financiero) y el crecimiento a largo plazo.

Pero ¿qué queremos decir exactamente con productividad de nuestra economía?, ¿realmente lo que se explica se corresponde con la realidad?, o por el contrario ¿volvemos a los sesudos estudios de economistas-en-la-nube?

Vamos a ver si podemos aportar algo de claridad.

Seguir leyendo

Indicios para una nueva mirada del mundo financiero

mundo financiero

¿Son los outsiders los verdaderos arquitectos del conocimiento?, ¿las novelas de ciencia ficción pueden ayudarnos a mejorar la comprensión de lo financiero?, ¿cuál es el lenguaje financiero?, ¿la realidad la podemos explicar por un conjunto de pequeños cambios o, por el contrario, son los infrecuentes sucesos extremos los que dictan la historia de los acontecimientos?, ¿qué puede decirnos sobre esto el lanzamiento de una moneda al aire?, ¿en los mercados financieros existe cierto «equilibrio» o cierto «orden»?, ¿en los mercados financieros existe cierto «equilibrio» o cierto «orden»?, ¿pueden los hechos financieros adquirir nuevas propiedades como «percepción», «memoria» o «comunicación»?, ¿los hechos financieros se crean y transforman en algún tipo de relación entre psicología, tiempo y azar?, ¿cómo alternan nuestra percepción y cognición las nuevas formas de comunicación informativa?

Sobre estas cuestiones y otras muchas es sobre lo que he estado escribiendo, en etapas diferentes, las noches de los últimos tres años.

Este borrador de libro se titula «Céntimos underground: indicios para una nueva mirada del mundo financiero».

En este video cortito que acabo de grabar te explico algunas claves.

Seguir leyendo

¿Invertir en nuestros datos personales?

Hace ya un siglo el eminente filósofo y matemático inglés Alfred North Whitehead nos insistía que las ideas que hacen avanzar a la civilización «desbaratan» la sociedad en que se dan. Y en esas estamos, de “nuevo”

Estamos en una época de cambio, de transición más bien, hacia otro modelo de economía completamente diferente, que conlleva cambios en la sociedad, en cómo nos relacionamos, en la política, a nivel cultural y a nivel profesional (nos tenemos que seguir reinventando). También la consciencia está cambiando y la comprensión de la realidad, que a su vez también cambia.

En todos estos cambios hay algo que es una constante; lo intangible. Lo que consumimos cada vez tiene un componente intangible mayor, lo que producen las empresas también y lo que se produce en las economías nacionales (PIB), por derivación también. Sin embargo, todavía no se mide ni se tiene en cuenta, porque seguramente ni consumidores, ni productores ni instituciones son conscientes de ello, aunque lo hacen a diario consumiendo, produciendo y regulando.

Seguir leyendo

Tipos de interés negativos y economía digital: paradoja

Hace unos días se publicó en Project Syndicate un artículo titulado «¿Las tasas ultra bajas pueden ser contractivas?» donde se analizaba la causalidad entre tipos de interés bajo y pérdidas de productividad + concentración.

Me llamó mucho la atención porque me vino a la mente una de las paradojas que se está dando en la economía digital, que cada vez es mas evidente, y que nos lleva al mismo punto: la hiperconcentración y los nuevos oligopolios que se están construyendo. Luego volveremos sobre esto.

Seguir leyendo

Reflexión a raíz del nuevo RGPD

Supongo que te habrán llegado en los últimos dos meses algunos emails donde te piden que vuelvas a dar el consentimiento para que puedas seguir recibiendo emails.

Yo también estoy en esa tesitura con este blog. Tengo varios miles de suscriptores «activos» (cada trimestre elimino a aquellos que no leen los emails pero no se han dado de baja voluntaria), en concreto cerca de 6.000. A día de hoy no se los que tendría si no fuera radical con la purga.

Desde la óptica marketiniana la «fortaleza» del blog viene de su base de suscriptores. Si lo comparamos con blogs de otras temáticas de mucho tráfico como el marketing, moda… el número y tráfico es modesto, pero al ser un nicho muy específico dirigido a un lector muy concreto los números están bastante bien.

La cuestión es que a raíz del nuevo RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) se nos obliga a volver a pedir un consentimiento expreso. Una medida de efecto retroactivo. Algo que no tiene ningún sentido porque cuando te has dado de alta has pasado varios filtros y aceptaciones, con medidas doble optin (tienes que confirmarlo dos veces), todo ello bajo unos requisitos normativos (Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre y Real Decreto 1720/2007)..

No me voy a quejar. Con mis datos en la mesa: cerca de 6.000 suscriptores, calculo que (re) confirmarán su consentimiento unos 400. Voy perder el 92% (y esto es normal porque yo mismo no cofirmo muchos de los que me llegan por pura pereza y tiempo). Nunca he comprado tráfico, ni he hecho campañas publicitarias en redes sociales, google etc… es suscriptor de tráfico órganico puro, o en otras palabras; cinco años de publicación semanal o quincenal. Trabajo.

Tengo dos opciones; dar el coñazo con emails gancho uno tras otro (solo he enviado uno), o reflexionar sobre la relación con los lectores en este nuevo paradigma de control y esquizofrenia colectiva.

He optado por la segunda. Voy a aprovechar la coyuntura para intentar evolucionar y tratar de entender con visión contextual y prospectiva. Como de costumbre, riesgo.

La relación con el lector es también la relación con la información y todos nuestros dispositivos.

Hace muchos años leí «El marketing del permiso» de Seth Godin, que escribió en 1999 y es lo que hacen todos los bloggers y webs del mundo para conseguir tu email. Se describía como conseguir tu permiso y relación contigo.

Después de 20 años, en un día a día donde recibes literalmente cientos de emails diarios, cientos de mensajes en Whastapp, cientos de interacciones en redes sociales, decenas de pestañas en el buscador etc y etc, ¿quiero estar en ese proceder dando la lata?, realmente ¿qué aporto y qué consigo con ello?, ¿cuál quiero que sea mi relación con el lector interesado en algo más?

Cualquier marketero que me lea pensará que estoy loco. Y tal vez tenga razón, porque el emailing funciona. Pero estamos aquí para reflexionar con perspectiva y probar caminos alternativos. No siento que el mejor escenario esté entre el mar picado de los estímulos robóticos y el acantilado regulatorio del control esquizoide.

Por esta razón me he abierto un periodo de reflexión hasta que lo vea más claro. De momento he eliminado cualquier posibilidad de suscribirse y los comentarios. También los cursos y las guías. No tomo ningún dato de nadie.

Seguir leyendo

Las finanzas del remix

finanzas del remix

Vivimos una época en la que, gracias a las tecnologías de la información y comunicación, las barreras de entrada al mundo financiero son muy bajas. Puedes hacer estudios por tu cuenta, realizar investigación sobre series de datos de enorme calidad, acceder a papers de investigación de otros investigadores y testear todo ello en tiempo real en los mercados financieros, a un módico precio o directamente gratis.

Conexión a internet, un ordenador personal y algún programa estándar son suficientes. Y tiempo, mucho tiempo, porque cuando tus recursos financieros son limitados lo tienes que suplir con tiempo invertido.

La expresión «remix» la he tomado del título del libro de Lawrence Lessig «Remix», en el que explica que vivimos en la cultura del remix (remezcla en castellano).

La cultura de la remezcla se da en una sociedad que usa todo tipo de elementos para crear cosas nuevas. En el caso de creación de contenidos lo vemos a diario en la red, texto que se une a infografías, podcast que se juntan con los links dentro de un artículo de un blog, vídeos doblados que mezclan imágenes con audio de otras canciones o acontecimiento dando lugar a nuevas narrativas o imágenes que cuentan historias anónimas.

Para hacer todo esto hay que acudir a una multitud de elementos creativos previos, ya creados, que se mezclan, doblan, estiran para hacer algo nuevo.

Seguir leyendo

Nuevo paradigma financiero

Un familiar cercano, ya jubilado, acudió a la nueva entidad financiera donde había depositado su dinero ahorrado. El director de la oficina le dijo «no podemos darte nada por tu dinero, el banco central europeo nos da todo el que queramos al 0%».

Traducido al castellano; «tu dinero no vale nada para nosotros».

Esta frase resume el nuevo paradigma financiero en el que vivimos. Es de esas que impactan por todo lo que sintetizan y significan.

No me refiero al paradigma económico, que también está en proceso de cambio desde 2001, que es la economía y sociedad-red distribuida, economía del conocimiento y la información.

Me estoy refiriendo al puramente financiero. Prueba de ello es el desconcierto que existe entre los analistas de mercado, sobre todo desde 2015. Las correlaciones/descorrelaciones históricas entre diferentes activos financieros clásicos (acciones, renta fija, commodities), entre variables financieras y parámetros de política monetaria, han dejado de funcionaria como solían.

Este cuadro lo resume todo:

Nuevo paradigma : Dinero de los bancos centrales. Record de deuda pública.
[1][2]

Es el Balance de la FED (Monetary Base), el banco central de USA.

No. No comienza hace un siglo y medio, con el efecto óptico de compresión de varias décadas como si fueran pocos años. Es que son pocos años. La serie comienza en 1975 y el salto a “otra escala” comienza en el último trimestre de 2008. Menos de una década.

El resto de grandes bancos centrales parecido, pero esta imagen es la que mejor resume de lo que hablo (ver pie de post).

Antes de 2008: paradigma financiero antiguo

Después de 2008: nuevo paradigma

Seguir leyendo

Mente secuestrada en la economía de la atención

En una época donde una gran parte de los procesos está automatizada, en la que tenemos mayor progreso en todos los sentidos, deberíamos tener más tiempo.

Es lo que predecían todos los economistas un siglo atrás. Trabajaríamos menos horas y, sobre todo, tendríamos más tiempo.

Justo lo contrario de la realidad. Y eso es porque estamos en la economía de la atención.

La digitalización y las redes de comunicación ha hecho posible que surjan multitud de nichos de mercado que antes eran imposibles de hacer realidad debido a que, al ser la demanda pequeña y dependía del lugar donde estuvieras, no compensaba los costes. Con las tecnologías de la información y comunicación en red es posible aglutinar esas pequeñas demandas y hacer una mayor.

Casi todos esos nuevos nichos se basan en ofrecer servicios dirigidos a nuestra atención. No tenemos tiempo porque toda nuestra atención es ocupada. Cualquier atisbo de minuto ocioso en nuestra mente es ocupado por algo. Está ahí. Una ventana emergente saludándote.

Seguir leyendo

Mente dual, realidad poliédrica

Cuando le preguntas a un niño qué es el volcán que estás viendo erupcionar en el telediario, seguramente te responderá que son palomitas o una fiesta, o «chucherías».

En tu cabeza estará «peligroso» o «maravilloso».

Ante cualquier evento tenemos la necesidad de posicionarnos en un extremo, simplificando la complejidad de la realidad a un posicionamiento predeterminado.

Por norma general, cuando te preguntan por una cuestión suele ser «esto o aquello». No hay ni posicionamiento intermedio, o lo que es más difícil, una posición que no esté en ese campo, en ese baremo lineal.

Los niños no lo ven así, la imaginación está intacta y todavía no han aprendido las normas de conducta sociales.

Pueden dibujar en un folio una estampa de su casa con dos soles en el cielo, si les dices que solo existe un sol, te pueden responder con toda naturalidad «pues yo hago dos» o «pues me invento otro».

La realidad de los acontecimientos y en concreto en los mercados financieros y la economía, se parece más a los dos soles que al «solo existe un sol».

Blanco o negro, azul o rojo, izquierda o derecha, inversor o especulador, value o técnico, macro o micro, alcista o bajista… casi todo el relato de analistas o redactores de noticias financieras gira en torno a esto.

O una cosa o la contraria.

Seguir leyendo